Presentación del Museo

El Museo del Turrón y el Chocolate, situado al lado de la fábrica y la tienda, es un espacio cultural donde se puede conocer la historia del Turrón y el Chocolate de Agramunt así como la trayectoria de la empresa Torrons Vicens.

museo

El Museo es el espacio perfecto para entender y dar a conocer los orígenes de esta tradición secular, la evolución del trabajo y la trayectoria de la población agramuntina que, sin duda, ha estado marcada por éste dulce.

La tradición turronera de Agramunt aparece documentada por primera vez en el año 1741, a través de unas cartas de las familias nobles de la población

La visita es un viaje en el tiempo. Un recorrido lleno de sensaciones y experiencias con el que a través de imágenes, audiovisuales e infinidad de utensilios y maquinaria antigua conoceremos los secretos de la elaboración
artesana del Turrón tal como empezó a fabricarlo la familia Vicens. Allí encontraremos una reconstrucción del obrador turronero que la familia utilizaba en 1933.

 


Del siglo XVII a Siglo 


Maestros Artesanos desde 1775

Los archivos históricos de Agramunt no conservan documentos anteriores a ésta fecha. I es que al no ser éste un oficio de dedicación plena sino un complemento de la actividad principal, que a veces podía ser agricultor, otras confitero, o cualquier otro oficio, nunca se hacía constar en los documentos notariales.

Las diferentes guerras y saqueos a los que estuvo sometida la Villa de Agramunt también pueden haber propiciado la desaparición de los escasos documentos, testimonios escritos de dicha actividad, que de haber existido o bien se estropearon o se perdieron.

En cualquier caso, a partir de los pocos documentos que testifican cuáles eran los distintos oficios existentes en aquel momento, podemos concluir que el oficio de turronero en 1741 era el más numeroso de los oficios con siete turroneros en la villa.

En el siglo XVIII la actividad turronera ya constituía una tradición en Agramunt. Pero no fue hasta el siglo XIX y durante las primeras décadas del siglo XX cuando el turrón de Agramunt adquiere reconocimiento debido, en gran parte, a la proyección exterior que los artesanos conseguían visitando ferias y mercados de otras poblaciones. Unas de las más importantes tenía lugar en Barcelona y en Navidad.

La Guerra Civil (1936 – 1939) paralizó la actividad y en la posguerra surgieron problemas de abastecimiento de materia prima cómo la avellana. Tras ese periodo sólo algunas familias cómo Vicens, continuaron la tradición centenaria.
Paralelamente, hacia 1830, los primeros artesanos pasteleros empezaron a elaborar chocolates en Agramunt, un producto de lujo para la época.

 

museo

 

A principios del siglo XX fue industrializándose y en 1936 ya se fabricaban tres tipos de chocolate: el chocolate a la piedra, el de vainilla y el chocolate con leche. Pero el Chocolate “a la pedra” sería el que se reconocería cómo especialidad de la zona.

Fieles a estas tradiciones, se ha ido forjando una historia, siempre respetuosa con su legado, pero adaptándola a la modernidad de nuestros días. Con cada trozo de nuestro trabajo les invitamos a vivir la pasión de una tierra legendaria y la magia de un producto exclusivo para hacerles sentir un momento inolvidable.

 

Subscríbete a nuestras noticias